miércoles, 21 de junio de 2017

ESCUELAS ESOTÉRICAS por Ana Castro Valle

ESCUELAS ESOTÉRICAS 
por Ana Castro Valle



Los verdaderos buscadores de LA VERDAD, antes o después (hablamos de vidas) llegan al esoterismo y consecuentemente a las fuentes  de la Sabiduría Eterna. Simplemente es un proceso del que forman parte todas las leyes por las que se rige el universo y por lo tanto la propia humanidad.

El significado de las palabras "esotérico" y "oculto" definen aquello que está escondido, indican lo que se halla detrás de las apariencias externas y señalan las causas que producen esas apariencias y efectos; se refieren al sutil mundo de energías y fuerzas, que todas las formas externas velan y ocultan.

Llegados al terreno esotérico podemos caminar como autodidactas o bien acogernos a las enseñanzas de una escuela esotérica. Uno y otro camino son válidos, lo que sí es cierto es que se pueden observar diferencias entre un estudiante autodidacta y el que pertenece a una escuela. Por supuesto nos estamos refiriendo a escuelas de la más absoluta seriedad que de otra clase parece ser que también las hay. En todos los casos de estudiantes y de escuelas hay excepciones de todo tipo que tendremos que aprender a distinguir y esto no se consigue nada más que con verdadero amor a la verdad y el consecuente trabajo.

Las Escuelas esotéricas se ocupan de desarrollar la comprensión. Han difundido últimamente ciertas reglas elementales destinadas, en primer lugar, a purificar la naturaleza emocional o de deseos; han tratado extensamente temas como la diversidad de planos, los fuegos creadores y la diferenciación de la sustancia, así como los diversos septenarios que condicionan la vida, la conciencia y la forma.  Nada de esto es necesariamente enseñanza esotérica, sí que son conocimientos que nos ayudan a conocer la vida, el universo, de una forma más amplia. Han enseñado la devoción a los Maestros, pero presentándolos inadecuadamente, expresando que tales Maestros se interesan especialmente por el  instructor del grupo, y por los amigos personales del instructor. Dentro de estos grupos se erige, casi sin excepción, un círculo íntimo de adherentes y devotos del instructor, quienes lo obedecen ciegamente así como a los supuestos mandatos del Maestro, transmitidos por su intermedio, violando así la ley oculta de que un Maestro no debe dar órdenes, ni esperar obediencia.

Por lo tanto, no existe hasta ahora una auténtica escuela esotérica. Su formación es todavía una esperanza - esperanza que ha llegado a la etapa en que puede hacerse la debida preparación para su establecimiento -. Todo esto no significa una condenación al servicio lealmente prestado, pero sin inspiración. Los estudiantes deben saber que las Escuelas con las cuales están familiarizados son de carácter preparatorio únicamente, teniendo muchos fallos, basados en la debilidad o fortaleza de los instructores que las fundaron; en consecuencia, prepondera el énfasis en la personalidad, la exigencia de lealtad y la errónea interpretación y aplicación de la enseñanza. No obstante, han sido jalones útiles para el futuro.

La verdadera escuela esotérica incidirá en vivir la vida de acuerdo con los ideales más elevados y en la exposición de una enseñanza que evocará en el discípulo el respeto y la intuición de la verdad. El verdadero instructor no impondrá nada, simplemente señalará el camino y tanto el discípulo como él tendrán que recorrer el suyo en total libertad.

Hasta hace muy poco tiempo el modelo que teníamos de la escuela esotérica era el típico del sexto rayo de devoción e idealismo, lo cual nos viene dado por la preponderancia del cuerpo de emociones.  Sería de gran interés que el estudiante que desea inscribirse en una escuela ya haya superado la etapa de estar plenamente focalizado en la personalidad y comenzar el proceso de que sea el alma la que rija, pasando a ser un alma encarnada. Estaríamos hablando de una era en la que el aspirante busca la escuela consciente de su papel de servidor,  según le demande su grado de evolución.

En ninguna escuela esotérica debe haber ningún residuo de fanatismo ni de dogmatismo, propio de la era de Piscis.  Afortunadamente seguimos avanzando y el ser humano es capaz de pensar por sí mismo y ejercer su libertad responsable. Una escuela que se precie trabajará para que sea el estudiante el que tome sus  decisiones y para ello impartirá la orientación necesaria, lo cual requiere estudio, análisis, discernimiento, discriminación, meditación y servicio.

Cuando hablamos de la libertad, de encontrarnos a nosotros mismos, de actuar por nosotros mismos y de no seguir con fe ciega a nadie, no se quiere decir que los Maestros no sean una guía importantísima, lo cual tampoco significa  que no tengamos presente que no todos los que se llaman maestros lo son y hay algo muy eficaz y es que “por sus obras los conoceréis”. Todo aquél supuesto maestro que nos dice que nos va a iniciar y que vamos a recibir no sé cuántas iniciaciones y para ello pagamos dinero, tendríamos que dudar mucho de su maestría, pues para recibir una iniciación no hay que pagar nada, pues se la gana cada uno hollando el Sendero, trabajando y sobre todo sirviendo.   El maestro Tibetano nos dice que no acojamos sus enseñanzas hasta que las hayamos investigado y sean corroboradas por  nosotros mismos.

Con el mismo proceso aprenderemos a distinguir la verdadera escuela de la que no lo es, haciendo camino. Así también descubriremos que el Alma es nuestro primer Maestro que nos está hablando a diario y dependiendo de nuestra respuesta nuestro nivel de conciencia será uno u otro. Todo esto implica  crisis que iremos reconociendo y aceptando porque forman parte del camino y para subir escalones y prestar un mejor servicio hay que superarlas y extraer sus enseñanzas. Nada se nos regala y todo hay que ganarlo. “como es arriba es abajo”.

Desde la más remota antigüedad y posteriormente en tiempos de Pitágoras, 500 años antes de C. se viene arrastrando la disquisición sobre la necesidad o no de las escuelas esotéricas. Cada uno verá sus necesidades y su nivel evolutivo que son los que finalmente determinan, pero sí hay que tener en cuenta que a veces se ha usado el criterio de “no a las escuelas esotéricas” por aquellos estudiantes que no han podido ingresar en las mismas o que habiendo ingresado no han podido mantenerse. También se da el caso de quien no quiere ingresar por temor a ser dirigidos en su búsqueda interna. Por otra parte también hay quien habiendo formado parte de una escuela como destacado estudiante y como miembro activo, y habiendo llegado a un nivel evolutivo que le permitía seguir su propio camino, parece ser que ha habido manifestaciones que daban a entender que las escuelas esotéricas no tenían razón de ser; sin embargo ellos habían usado esas enseñanzas.

¿Cuánto puede haber de verdad en todas estas cosas?, pues no lo sé, pero sí es bueno que las conozcamos para que nos hagamos nuestra propia composición de lugar.

 Al término de esta era pisciana ya se estaba haciendo patente la necesidad de  escuelas esotéricas que propiciaran una mayor expansión de conciencia, eliminando los miedos y los apegos a las enseñanzas a las que habíamos estado sometidos.

Las escuelas esotéricas de la presente era de Acuario tienen por delante una grandísima labor, pues antes de implantar los nuevos métodos hay que eliminar todos los residuos de Piscis. En Acuario toca trabajar la mente con lo cual nuestra libertad se va a potenciar porque para ser nosotros mismos y no copias de otros, tenemos que encontrar nuestro SER y eso es un trabajo individual en el que tenemos que emplear toda nuestra voluntad. Las escuelas esotéricas de esta época tienen que seguir insistiendo para conseguir estudiantes focalizados en la mente y generar un movimiento que propicie desarrollar la conciencia.

De todas las escuelas esotéricas a nivel mundial, la más conocida es la Escuela Arcana, sustentada por las enseñanzas del Maestro D.K., más conocido como el Maestro Tibetano y que transmitió su obra a través de una gran discípula, Alice Bailey. Sin embargo la Escuela insiste en que no deben seguirse sus postulados sin que antes hayan pasado por el análisis y discernimiento del propio estudiante. Cada uno de nosotros tiene que explotar sus propios talentos, con lo cual será el propio estudiante el que haga grande a la escuela.

La Escuela Arcana no contempla dentro de sus enseñanzas los poderes psíquicos inferiores y tampoco ha incidido nunca en el desarrollo de los “poderes del Alma”. La Escuela es absolutamente rigurosa y prudente para que sea el propio estudiante el que descubra la verdad y de acuerdo con ella dirija su actividad y servicio, adecuándose a las cualidades de cada estudiante.    

En términos generales la enseñanza de una escuela está dividida en varios grados, con el fin de elevar el nivel de conciencia del estudiante hasta que pueda formar parte de un Ashram de la Jerarquía. La Escuela imparte su trabajo, si bien el verdadero esfuerzo corresponde al estudiante que es el que tiene que hollar su propio Sendero y convertir a su personalidad en el perfecto vehículo de expresión del Alma.  Si los conocimientos no los entendemos, ni los comprendemos y aun entendiéndolos no los experimentamos en nuestra vida, lejos de ayudarnos a hollar el Sendero serán grandes trabas en nuestro caminar.   

Hace falta mucha dedicación y mucha disciplina para obtener respuestas claras, por eso es que aun haciendo los mismos estudios los resultados pueden ser muy distintos los de un estudiante y otro,  pues van a depender de la actitud de cada uno. El propio estudiante irá captando las capacidades ocultas que posee.
Cuando el hombre común encuentra en su camino el esoterismo y con más concreción la escuela esotérica, es que ya tiene el interés necesario que le permita  realizar ese cambio que de verdad desea.  Se dice que el Maestro se manifiesta cuando el discípulo está preparado. Las circunstancias que den lugar a tal acontecimiento pueden ser múltiples, pero nunca serán casualidad. 

A medida que el estudiante realiza correctamente todo su trabajo y va superando pruebas y crisis, va adquiriendo capacidad y responsabilidad, cada vez se hace más dueño de su vida y decide qué debe hacer y qué no debe hacer, sin miedos y con valentía, y el Maestro que ya lo conoce le hará ver el servicio que tiene que prestar.

Normalmente los estudiantes espirituales nos unimos en grupos externos e internos. Para mí cada vez me resulta de  más importancia el grupo interno, representado por todos esos hilos que se mueven y van determinando con quien y donde debemos estar en cada momento. Tener consciencia de esto nos aporta serenidad y fuerza para hacer lo correcto.

Como resumen diré que en un verdadero esotérico,   el mejor resultado vendrá determinado por su amor a LA VERDAD.

miércoles, 7 de junio de 2017

LA CIENCIA DE LOS SIETE RAYOS Y SU INFLUENCIA EN EL SENDERO DEL DISCÍPULO

LA CIENCIA DE LOS SIETE RAYOS Y SU INFLUENCIA EN EL SENDERO DEL DISCÍPULO


LOS SIETE RAYOS


Los siete rayos son la suma total de la divina Conciencia, la Mente Universal; podrían ser considerados como las siete Entidades inteligentes a través de las cuales el plan se desarrolla. Personifican el divino propósito; expresan las cualidades requeridas para la materialización de ese propósito; crean las formas, y son las formas mediante las cuales la idea divina puede ser llevada a su consumación. Corresponden a los ventrículos del cerebro, a los siete centros del cerebro, a los siete centros de fuerza y a las siete glándulas principales que determinan la cualidad del cuerpo físico. Son los conscientes ejecutores del propósito divino y los siete Alientos que animan todas las formas que han sido creadas por Ellos para llevar a cabo el plan.

Podríamos empezar por preguntarnos: ¿Por qué siete rayos? ¿Por qué no diez o doce?, pues ellos también son números de significado espiritual considerable. El número siete ocupa un lugar destacado en la percepción humana de la estructura del mundo: los siete colores del arco iris, siete notas de una octava; en la cosmología oculta los siete planos y subplanos principales de existencia, y en el cálculo del tiempo los siete días de la semana, y así, en muy distintos órdenes el número siete se repite una y otra vez.

La cosmología de la Sabiduría Eterna da una explicación tan profunda de los siete rayos y tan oculta que está fuera del alcance de la mente humana, pero resumiendo y simplificando podemos decir que: Como parte del plan inicial, la Vida Una buscó la expansión. En un principio, esa vida se expresa en formación triple: como Vida, Cualidad y Apariencia, o Mónada, Alma y Personalidad; Voluntad, Amor e Inteligencia. Los siete rayos son la primera diferenciación de esta triplicidad divina: a partir de los tres rayos principales, se despliegan cuatro rayos menores para revelar la naturaleza séptuple de la divinidad. Sin embargo, las siete emanaciones provienen del vórtice central, y como tales son siete aspectos de un todo y por lo tanto interrelacionados. “Cada uno de los grandes rayos tiene una forma particular de enseñar la verdad a la humanidad, lo cual es su contribución excepcional”. Alice Bailey dijo:  sin embargo, sólo en su combinación es que entendemos la naturaleza del Uno, de la Deidad.

Los Seres de los siete rayos, a diferencia con el hombre son totalmente conscientes y perciben en su totalidad el propósito y el Plan. Estos Seres están en "profunda meditación", son totalmente conscientes de sí mismos y del grupo, constituyen la suma total de la mente universal, y se hallan "despiertos y activos". Estos siete Rayos, Alientos y Hombres Celestiales tienen como tarea luchar con la materia a fin de subyugarla al propósito divino, y la meta -hasta donde podemos percibirla- es someter las formas materiales a la acción del aspecto vida, produciendo así esas cualidades que llevarán la voluntad de Dios a su culminación. A través de los siete rayos fluye la vida o aspecto espíritu, pasando cíclicamente a través de todos los reinos de la naturaleza, produciendo así estados de conciencia en todos los campos de percepción.

MAESTROS DE LOS SIETE RAYOS:

Maestro Morya: Chohán del Primer Rayo. Maestro Koot Hoomi: Chohán del Segundo Rayo. El Veneciano: Chohán del Tercer Rayo. Maestro Serapis: Chohán del Cuarto Rayo. Maestro Hilarión:             Chohán del Quinto Rayo. Maestro Jesús: Chohán del Sexto Rayo. Maestro (desconocido):              Chohán del Séptimo Rayo.

Los Siete Rayos, son fuentes de energía que ingresan en el sistema solar provenientes del Cosmos y condicionan toda forma de vida en él.

Todos nosotros podemos comenzar a identificar algunas expresiones de rayo en nuestra propia vida, lo cual requiere de cierto avance espiritual, ya que no estamos hablando de matemáticas, sino de algo mucho más complejo que no se manifiesta instantánea ni intelectualmente, sino que emergerá como consecuencia del conocimiento adquirido, reflexión, meditación y servicio, que al mismo tiempo es lo que determina nuestro nivel de conciencia. Los rayos tienen sus propios períodos cíclicos conectados con las eras astrológicas y toda vida está condicionada por los Siete Rayos.

Los Siete Rayos son, en palabras de Alice Bailey, la base de toda la Psicología de la Nueva Era que estamos viviendo. De este y otros temas tenemos amplia información en los Libros Azules, que escribió Alice Bailey a principios del siglo pasado, por transmisión del Maestro Djwal Kool, “el Tibetano”, quien le reveló la estructura de todo el universo conocido y desconocido en función de los Siete Rayos de cualidades bien concretas y que están presentes en toda la creación y por supuesto en el ser humano.  

LOS RAYOS.- 

PRIMER RAYO: “VOLUNTAD Y PODER”.-   La energía de la Voluntad, Propósito o Poder,  es esencialmente la Voluntad de la Deidad. Este rayo es de tal intensidad dinámica que se llama el rayo del Destructor. Se nos dice que todavía no hay un verdadero tipo de primer rayo en encarnación, debido a su potencia. El valor no es un valor de la lucha por ser valiente, sino el valor que surge del conocimiento seguro, mantenido de manera constante y sin cuestionar en medio de las dificultades y molestias.

Expresión Superior: La ciencia del arte de gobernar, de gobierno.
Expresión Inferior: La diplomacia y la política moderna.

Virtudes y vicios:

Virtudes: Fuerza, coraje, firmeza, veraz, intrépido, digno de confianza, abierto. 
Vicios: Despiadado, duro, frío, orgulloso, arrogante, ambicioso, tirano, cruel, controlador.

Espejismos:

Podemoas hablar del espejismo de magnetismo personal. El espejismo de egocentrismo y potencia personal. El espejismo de “uno en el centro”. El espejismo de ambición personal egoísta. El espejismo de gobierno, de dictadura y amplio control. El espejismo de complejo de Mesías en el campo de los políticos. El espejismo de destino egoïsta, el derecho divino de los Reyes exigido personalmente. El espejismo de destrucción. El espejismo de aislamiento, de soledad, de ermitaño. El espejismo de la superimpuesta voluntad sobre otros y sobre grupos.


SEGUNDO RAYO: “AMOR – SABIDURÍA”.- La energía de Amor-Sabiduría - el amor de la Deidad. Este no es el deseo emocional, sino  la capacidad de atraer hacia sí lo que es amado. Es el vínculo de la coherencia, el principio de cohesión magnética que funciona a través de toda la creación de formas en todos los niveles, desde un cristal hasta un sistema solar. Todo ha sido creado por el Amor.

Expresión Superior: El proceso de iniciación tal como es impartido por la Jerarquía de los adeptos.
Expresión Inferior: Religión

Virtudes y vicios:

Virtudes: Calma, fuerza, resistencia, paciencia, amor a la verdad, intuición, serenidad.
Vicios: frialdad, indiferencia, auto-lástima, miedo, ama siendo amado, sabiduría personal.

Espejismos:

El espejismo de amor de ser amado. El espejismo de popularidad. El espejismo de sabiduría personal. El espejismo de responsabilidad egoïsta. El espejismo de una tan completa comprensión, que niega la acción correcta.  El espejismo de autolástima, un básico glamour de este rayo. El espejismo de complejo de Mesías, en el mundo de la religión y el mundo de la necesidad. El espejismo del miedo, basado en una honda sensitividad. El espejismo de autosacrificio. El espejismo de altruismo egoísta. El espejismo de autosatisfacción. El espejismo de servicio egoïsta.

TERCER RAYO: “INTELIGENCIA ACTIVA”.- La energía de la Inteligencia Activa, o revirtiendo, la actividad inteligente, el uso inteligente de la construcción de formas, de todo esfuerzo creativo, de revelar el propósito divino.

Expresión Superior: Medios de comunicación o interacción. La radio, el teléfono, el telégrafo y el poder de viajar.
Expresión Inferior: El uso y la proliferación del dinero y el oro.

Virtudes y vicios:

Virtudes: Visiones Abstractas, sinceridad, claridad de discernimiento, paciencia, precaución, planificación.
Vicios: Orgullo Mental, calculador, inexacto, obstinado, critico, muy activo.

Espejismos:

El espejismo de ser activo. El espejismo de cooperación con el Plan en una vía individual y no  grupal. El espejismo de calculador activo. El espejismo de trabajo creativo—sin verdadero motivo. El espejismo de buenas intenciones, cuyas básicamente son egoistas. El espejismo de “la araña en el centro."El espejismo de "Dios en la máquina." El espejismo de taimada y contínua manipulación. El espejismo de auto-importancia, desde el punto de vista conocimiento propio y eficiencia.


CUARTO RAYO: “ARMONÍA A TRAVÉS DEL CONFLICTO, BELLEZA Y ARTE”.- La energía de la Armonía a través del Conflicto. Este rayo produce belleza y trabaja en pro de la armonización de los efectos. Esencialmente, es el refinador, el productor de la perfección dentro de la forma para que el mundo objetivo se convierta en una verdadera casa de la Luz.

Expresión Superior: Masonería, basada en el entrenamiento de la Jerarquía y las normas para la admisión.
Expresión Inferior: La construcción arquitectónica. Planificación de la ciudad moderna.

Virtudes y vicios:

Virtudes: Afecto, simpatía, coraje, devoción, generoso, discernimiento rápido.
Vicios: Preocupación, inexactitud, egocentrismo, cobardía, extravagancia, temperamental.

Espejismos:

El espejismo de armonía, dirigiéndolo a un confort personal y satisfacción.El espejismo de guerra. El espejismo de conflicto, con el objetivo de imponer bonanza y paz. El espejismo de una vaga percepción artística. El espejismo de percepción psíquica en lugar de intuición. El espejismo de percepción musical. El espejismo del par de opuestos, en el sentido más elevado.

Este cuarto Rayo de Armonía, Belleza y Arte, no es necesariamente el rayo del artista, ya que el artista creador se halla en todos los rayos. Este cuarto rayo es el de la intuición y de la armonización, a consecuencia de haber superado la dualidad, los pares de opuestos,  y haber conseguido el punto medio, habiendo eliminado los extremos

QUINTO RAYO: “CIENCIA O CONOCIMIENTO CONCRETO”.-  La energía de Conocimiento Concreto o Ciencia. Esta energía ha producido la ciencia y llevó a la comprensión del hombre sobre el mundo natural. Debido a que opera en el plano de la mente superior e inferior y porque “hombre” es literalmente “el que piensa”. El 5º. Rayo tiene un significado especial para la humanidad.

Expresión Superior: La ciencia del alma. La psicología esotérica.
Expresión Inferior: Los modernos sistemas de educación y la ciencia mental.

Virtudes y vicios:

Virtudes: Perseverante, sentido común, exactitud, racional, rectitud, discernimiento agudo.
Vicios: Estrecho de miras, crítica severa, antipático, arrogante, orgulloso, prejuicioso, frío.

Espejismos:­

El espejismo de materialismo, o sobre-énfasis de la forma. El espejismo del intelecto. El espejismo del conocimiento y de definición. El espejismo de seguridad, basado en un estrecho punto de vista. El espejismo de la forma que esconde la realidad. El espejismo de organización
El espejismo del exterior, el cual esconde el interior.

SEXTO RAYO: “DEVOCIÓN O IDEALISMO”.- La energía de Devoción o Idealismo. Este rayo dota al hombre de la capacidad de percibir el ideal, la realidad detrás de la forma.Dota al hombre con el impulso de penetrar detrás de los reinos velados y ocultos.Los últimos 2000 años han producido ganancias excepcionales en la comprensión de lo que fueron, para el hombre primitivo, reinos “mágicos”.Cristo dio a entender esto cuando dijo “Cosas más grandes que las que yo he hecho haréis vosotros”.Einstein se refirió también a esta necesidad de penetrar más allá de los reinos externos en su declaración, “La experiencia más bella y profunda que un hombre puede tener  el sentido de lo misterioso.Es el principio subyacente de la religión, así como de toda empresa seria en el arte y la ciencia”.

Expresión Superior: El cristianismo y religiones diversas. (Nótese aquí la relación con el Rayo II)
Expresión Inferior: Las iglesias y las religiones organizadas.

Virtudes y vicios:

Virtudes: Devoción, tenaz, ternura, intuitivo, leal, reverencia, amante.
Vicios: Egoísta, celoso, sentimental, engañoso, furioso, estrechez, fanático.

Espejismos:

El espejismo de devoción. El espejismo de adherencia de las formas y las personas. El espejismo de idealismo. El espejismo de lealtades, de credos. El espejismo de respuesta emocional.
El espejismo de sentimentalismo. El espejismo de interferencia. El espejismo de la ley del par de opuestos. El espejismo de Salvadores del Mundo y Maestros. El espejismo de visión estrecha.
El espejismo de fanatismo.

SEPTIMO RAYO: “MAGIA Y CEREMONIAL”.- La energía de Orden Ceremonial. Esta es la capacidad de coordinación que unifica la cualidad interna y la forma externa tangible o apariencia.Este rayo principalmente incluye el nivel etérico y por lo tanto rige la verdadera obra mágica - la espiritualización de las formas.

Expresión Superior: Todas las formas de la magia blanca.
Expresión Inferior: El espiritismo – el énfasis en la forma, “los fenómenos”.

Vicios y Virtudes:

Virtudes: Fuerza, perseverancia, coraje, cortesía, detallista, autosuficiente, práctico.
Vicios: Formal, intolerancia, orgullo, siempre opina, juicios superficiales, estrechez.

Espejismos:

El espejismo de trabajo mágico. El espejismo de la relación en los opuestos. El espejismo de los poderes subterráneos. El espejismo del que reúne. El espejismo de cuerpo físico. El espejismo del misterio y el secreto. El espejismo de sexo mágico. El espejismo de la emergencia manifestada de fuerzas.

Estos son los siete rayos, pero es importante recordar que los siete rayos son subrayos del sintético 2º. Rayo de Amor - Sabiduría: Básicamente, la energía del amor, expresada con sabiduría, es la línea de menor resistencia para la vida que se manifiesta en nuestro sistema solar. “Dios es amor” es una gran verdad, porque el amor es la ley fundamental de este sistema solar.

ASPECTOS PSICOLÓGICOS

Los tipos de rayos dan el nuevo enfoque psicológico al hombre a través de una comprensión de las energías que le animan y le hacen lo que es.   De esto podemos empezar a ver que cuando se capta la verdadera naturaleza de los siete rayos, debemos abordar el tema de la dualidad del hombre con mayor inteligencia. Se va a despertar a los psicólogos a una verdadera comprensión del hombre.

No hay nada en todo el sistema solar, en cualquier etapa de evolución, que no pertenezca ni haya pertenecido siempre a uno de los siete rayos. Todos los reinos de la naturaleza están condicionados por los siete rayos, pero el reino humano proporciona tal vez la descripción más interesante y compleja. Cada individuo vibra en alguna medida particular, cada unidad de la raza humana se encuentra en alguno de los siete rayos.

Al considerar los rayos, en realidad estamos considerando la energía. Los diferentes rayos de nuestra constitución son un problema de interrelación de las energías, su fusión y equilibrio, además de la síntesis final de las dos energías principales – la del alma y de la personalidad. El campo de energía que llamamos el alma absorbe, domina o utiliza la energía menor que llamamos personalidad.

El rayo de la personalidad encuentra su principal campo de actividad en el cuerpo físico. Ese rayo determina su apariencia, el propósito, la tendencia la vida y la ocupación. El rayo de la personalidad fomenta una actitud separatista.

El rayo del alma tiene acción directa sobre el cuerpo astral, por lo que se nos dice que el campo de batalla de la vida está siempre en el plano del espejismo. El rayo egoico fomenta la conciencia de grupo y el desapego de las formas externas, causando apego a la  vida subjetiva.

Cuando el rayo de la personalidad se vuelve marcado y dominante, y los rayos de los tres cuerpos están subordinados a él, entonces se lleva a cabo la gran batalla entre el alma y el rayo de la personalidad. En preparación para la iniciación, el rayo de la personalidad trabaja para evitar el contacto, para engañar, retardar el progreso y malinterpretar. La diferenciación se vuelve marcada, y el sentido de dualidad se establece más definidamente, hasta que finalmente el rayo del alma se convierte en el factor dominante. Se nos dice que el discípulo que entiende esta relación y se ajusta a ella está dispuesto a recorrer el camino de la iniciación.

En palabras de Alice Bailey: “Cada persona es potencialmente un transmisor de energía del rayo, sea éste del ego (alma) o de la personalidad. Cada uno a su debido tiempo, puede aprender a transmitir al grupo la cualidad del rayo de su alma, estimulando a sus hermanos para infundirles más valor, clara visión, pureza de móviles y profundo amor, evitando no obstante el peligro de vitalizar las características de su personalidad. Esta es la mayor dificultad. Para poder hacerlo de manera eficaz y correcta debemos aprender a pensar que cada uno es un alma y no sólo un ser humano”.

Considerando  los siete rayos en términos de individuos, resulta de gran valor los dos volúmenes de El Discipulado en la Nueva Era de Alice Bailey que  proporcionan un registro de un grupo de discípulos que el Tibetano estaba supervisando durante su trabajo con Alice Bailey, y le dio a cada uno de los individuos la información sobre sus rayos que se publica en los dos libros. Ellos nunca fueron identificados por sus nombres reales, sólo por sus iniciales. 

Alice Bailey resume el proceso de integración de la siguiente manera: “A medida que los tres rayos que rigen la triplicidad inferior se mezclan y sintetizan y crean la personalidad vital y, a su vez, dominan el rayo del cuerpo físico denso, el hombre inferior penetra en un prolongado estado de conflicto. En forma gradual y acrecentada el rayo del alma, “el rayo de la captación persistente y magnética”, como se lo denomina ocultamente, se hace más activo, entonces en el cerebro del hombre que ha desarrollado la personalidad se establece la creciente percepción de una vibración. Hay muchos grados y etapas en esta experiencia, que abarcan muchas vidas. Al principio el rayo de la personalidad y el rayo del ego parecen chocar, y se libra una constante guerra con el discípulo como espectador y dramático participante que  entra en el campo de batalla; se halla entre dos fuerzas, como un consciente e ínfimo punto de luz y de percepción sensoria. Alrededor, dentro y a través de él, las energías de dos rayos se precipitan y entablan conflicto. Gradualmente, a medida que continúa el fragor de la batalla, se convierte en un factor más activo y abandona la actitud del observador desapegado y desinteresado. Cuando se da cuenta definitivamente de lo que está en juego y vuelca decididamente el peso de su influencia, deseos y mente, a favor del alma, entonces puede recibir la primera iniciación. Cuando el rayo del alma se enfoca plenamente a través de él, y todos sus centros están controlados por ese enfocado rayo del alma, se convierte en el Iniciado transfigurado y recibe la tercera iniciación. El rayo de la personalidad ocultamente se extingue o es absorbido por el rayo del alma, y todos los poderes y atributos de los rayos inferiores son subsidiarios del rayo del alma y están coloreados por éste. El discípulo llega a ser un hombre de “Dios” -una persona cuyos poderes son controlados por la vibración dominante del rayo del alma y cuyo mecanismo sensible interno vibra dentro de la medida del rayo del alma que, a su vez, es reorientado hacia el rayo monádico y controlado por éste”. (PE II, 27)

MÉTODOS DE SERVICIO DE LOS SIETE RAYOS

LOS MÉTODOS DE SERVICIO DE LOS SIETE RAYOS también proporcionan una visión para comprender las diferencias de método y de expresión de los rayos:

Servidores del Rayo I, si son discípulos entrenados, trabajan a través de lo que podría llamarse la imposición de la Voluntad de Dios sobre la mente humana. Esto lo hacen a través del impacto de gran alcance de las ideas en la mente humana - en primer lugar, mediante el inicio de un período de destrucción y la desintegración de lo antiguo y lo que obstaculiza; después por el claro resplandor de la nueva idea y su captación por las mentes de la humanidad inteligente.

Servidores del Rayo II reflexionan y meditan sobre las nuevas ideas asociadas con el Plan. Por el poder de su amor atractivo, reúnen los que están en un punto en su evolución en el que pueden responder a ese Plan. Estos servidores pueden seleccionar y entrenar a los que pueden “llevar” la idea a lo más profundo dentro de la humanidad.

Servidores del Rayo III estimulan el intelecto de la humanidad, agudizándolo e inspirándolo. Trabajan mediante la adecuación de las ideas para hacerlas más fáciles de comprender por las personas inteligentes cuya intuición aún no está desarrollada. Así que la progresión es: los servidores de 1º. Rayo registran las ideas, que luego se vuelven atractivas por los servidores de 2º. Rayo, y se adaptan a las necesidades inmediatas y son expresadas vocalmente por los trabajadores del 3º. Rayo.

Rayo IV - Pocas son las almas de 4º. Rayo en encarnación, pero hay muchas personalidades de 4º. Rayo. Su principal tarea es armonizar las nuevas ideas con lo antiguo, para que no haya ningún vacío peligroso o ruptura. Ellos logran un “compromiso justo”, y adaptan lo nuevo y lo antiguo de modo que se conserve el verdadero canon. Participan en el proceso de transición, porque son los verdaderos intuitivos.

Servidores del Rayo V están llegando rápidamente a la prominencia. Investigan la forma para encontrar su idea oculta, su poder motivador, probando la idea verdadera o falsa. A través de la investigación científica, la búsqueda y el descubrimiento, están preparando el nuevo mundo.

Los Servidores del Rayo VI en los últimos dos mil años han entrenado a la humanidad para reconocer los ideales, que son los planos de las ideas, entrenando a los pensadores del mundo a desear lo bueno, lo verdadero y lo bello. Algunas personas pueden ser galvanizadas por una idea, a otros se llega con más facilidad por un ideal.

Los Servidores del Rayo VII trabajan en el plano físico. Este es el rayo que está llegando al poder. Se centra en la creación de un grupo de trabajadores para llevar adelante el Plan. El método de la vieja era consistía en capacitar a un líder individual que podía imponer su idea sobre sus seguidores, el método de la nueva era es evocar el ideal grupal.

En la construcción del Antakarana, el puente que une la mente concreta con la mente abstracta, tanto en la primera parte (inconsciente), como en la segunda (consciente), todos vamos pasando por cada uno de los Rayos, des de cir, trabajamos con todas estas cualidades, desde la dualidad extrema, durante muchas vidas, hasta que eliminamos la dualidad y conseguimos  el punto medio en cada uno de los Rayos, o lo que es lo mismo el punto de equilibrio.

Una vez construido el Antakarana, y ya en la mente abstracta, los siete Rayos se sintetizan en uno solo, el Segundo Rayo de Amor – Sabiduría que los contiene a todos.

Aquí aprovechamos para decir que, efectivamnente, y como se dice con mucha frecuencia, si amamos ya es suficiente, pero diría que se utiliza esta expresión con mucha ligereza. Parece como si todos ya estuviéramos amando y habláramos como el que dice “déjate de historias que lo que importa es amar”. Es cierto, pero es que nosotros no estamos amando, como mucho estamos concibiendo lo que es el amor. De hecho nos unimos a la pareja que nos gusta por mil motivos diferentes, decimos que amamos a nuestros amigos, porque también nos caen bien, a nuestra familia de sangre, con frecuencia tenemos una tendencia especial hacia los poderosos, los inteligentes, los simpáticos, etc., etc. Todo esto es amor humano y en la práctica estamos haciendo un trueque.

Aparte de este análisis, también viene a corroborar este planteamiento, la referencia que hemos hecho sobre la construcción del Antakarana, y es que los siete Rayos quedan sintetizados en el Rayo de Amor – Sabiduría que los contiene a todos, pero es que esto ocurre cuando hemos construido el Antakarana, o lo que es lo mismo, cuando mente concreta y mente abstracta se han unido. Ahora mismo, seguramente nos estamos aproximando a la idea del AMOR.

Extensísimo y profundo es el estudio de los Siete Rayos y de gran utilidad para la comprensión de la ciencia ocultista y sobre todo para nuestro desarrollo espiritual consciente.

Si con el desarrollo de esta ponencia conseguimos quedarnos con una idea clara y general del significado de los Siete Rayos, podemos darnos por satisfechos.

ENCUENTRO EN “EL ESCORIAL” (MADRID), 29,30, Y 31 DE MAYO DE 2015.

Ana Castro Valle.



miércoles, 31 de mayo de 2017

MEDITACIÓN DEL FESTIVAL DEL CRISTO. GÉMINIS (ACV)

viernes, 26 de mayo de 2017

MEDITACIÓN DEL SENDERO DE LUZ INTERNA (ACV)

jueves, 25 de mayo de 2017

SIMBOLISMO DE LAS PALABRAS Y DE LAS IMÁGENES (ACV)

martes, 23 de mayo de 2017

WESAK. MEDITACIÓN DEL FESTIVAL DE WESAK (ACV)

lunes, 22 de mayo de 2017

MEDITACIÓN EL MAESTRO EN EL CORAZÓN (ACV)

viernes, 19 de mayo de 2017

EL MORADOR EN EL UMBRAL D.D. Reflexiones de un estudiante del Maestro D.K. “El Tibetano”

EL MORADOR EN EL UMBRAL D.D.
Reflexiones de un estudiante del Maestro D.K. “El Tibetano”



El morador en el umbral es ese fiel e inseparable compañero que siempre nos sigue a donde vayamos. Lo alimentamos generosamente con nuestras acciones, deseos y pensamientos centrados exclusivamente en nosotros. Como buen hijo de su padre/madre, con el tiempo, crece y supera en creces a sus progenitores, poseyendo una vitalidad que le permite prolongar su vida mas allá de la de sus creadores. A la muerte de su creador, pacientemente espera su reencarnación para continuar prestándole su fiel compañía así como proseguir alimentándose de todo lo negativo que puede obtener de su progenitor. Con el tiempo va adquiriendo fortaleza y poder hasta llegar a condicionar y hasta dominar a su creador. Tarde o temprano, las circunstancias evolutivas obligan a desprenderse de el, siendo entonces cuando es puesto a prueba el ser humano. Aunque es un útil e incansable compañero (nos ayuda a evolucionar), conviene no alimentarlo en exceso ya que, al igual que en el relato de Frankenstein, la criatura puede llegar a destruir a su creador.

El morador en el umbral es todo aquello que se ha ido generando en pasadas vidas. Es (simbólicamente hablando) ese hijo/hija que se ha engendrado y criado durante el largo periplo evolutivo, el cual, llegados a un determinado punto de la evolución (una iniciación en concreto), se debe de afrontar.

Cuando el ser humano llega a ese punto de su evolución, para poder continuar ascendiendo en su escala evolutiva, debe de traspasar lo que, también simbólicamente, se denomina "el umbral". Umbral, puesto que suele ser un momento de crisis, de oscuridad, de falta de visión, y al mismo tiempo, al otro lado de esa puerta (insisto en que simbólicamente hablando), no se llega a visualizar lo que hay detrás hasta que no se cruza la misma. , Por otro lado, cuando se echa la mirada hacia atrás, se observa el largo viaje recorrido y mucho de a lo que, necesariamente, se debe de renunciar y abandonar. Pero curiosamente, una de las cosas que sí se querría abandonar y no se puede, es precisamente ese morador o guardián del umbral.

Cuando un ser se encuentra en unas condiciones favorables para recibir una Iniciación (o prepararse en esa vida para recibirla en una de posterior), suele precipitársele el karma con el fin de avanzarle parte del mismo y producir unas condiciones adecuadas para recibirla. Si se dejase seguir el curso natural del karma en diversas vidas, se retrasaría el acceso a esa oportunidad que se ofrece.

Inevitablemente, para poder traspasar "el umbral" y alcanzar estados superiores de conciencia, se debe llevar consigo a ese incómodo compañero/a, puesto que uno no puede "desprenderse de algo que es suyo" por mucho que quiera. Ese compañero/a es fruto de sus vidas pasadas, con sus fracasos, malas acciones, errores, etc., pero suyo. Durante largo tiempo ha estado criado y alimentado, ha crecido junto a él/ella y ha ido siendo cada vez más una parte de sí mismo. Es una entidad y tiene vida propia, alimentada por las acciones, emociones y pensamientos generados vidas atrás. Es el fruto de la acción. Por lo tanto, no se debe ni puede destruir.

¿Por qué no se lo puede dejar y ha de llevarse consigo mismo? En primer lugar, se antepone entre el ser y la puerta a cruzar. El morador no está dispuesto a traspasar ese umbral y opondrá feroz resistencia. Se encuentra a gusto en su situación y no desea cambio alguno. Además, aunque sea una entidad y tenga vida propia, como instrumento, ha sido necesario durante todo el periodo evolutivo y continuará siéndolo en el futuro para los propósitos del Ser.

Entonces, si forma parte de nosotros mismos y es necesario en un futuro, ¿por qué no puede acompañarnos y cruzar juntos ese umbral? Porqué más allá del umbral, el grado de sutilidad de la materia impide que materia mas tosca y densa pueda penetrar. No se le puede hacer pasar por el umbral pero al mismo tiempo no se puede prescindir de él. El conflicto está servido.

¿Qué se puede hacer? No se le debe destruir, vencer, eliminar, derrotar..., se lo debe "reconstruir, convencer, transformar, domesticar...", debe de transformárselo y convertirlo en un instrumento útil para los propósitos del Ser. Se lo debe purificar para que el grado de densidad de la materia sea el apropiado para poder traspasar el portal. En definitiva, debemos "transformar" y elevar "el grado de vibración" de la materia. 

Se dice que es una tremenda lucha la que hay que afrontar, puesto que el solicitante a determinada iniciación debe verse frente a frente con "su oscuro pasado", y debe transformar a esa entidad, que es el fruto de él mismo, si desea alcanzarla. Por ese motivo, suele dársele a este encuentro unos matices de tremenda prueba (porque lo es) y de intenso sacrificio al tener que renunciar a muchas cosas.

Personalmente, lo asimilo a la también simbólica descripción que se hace en el Bhagavad Gita de la batalla del Kurukshetra, en donde Arjuna debe de afrontar un cruel destino, luchar contra sus seres queridos, que de forma simbólica representan todo aquello que ha ido acumulando durante sus vidas y a lo que no desea renunciar, debiendo de hacerlo con un carro (personalidad) arrastrado por 4 briosos y blancos corceles (el cuaternario inferior del ser humano, simbolizando el color blanco la purificación de sus cuerpos), siendo la personalidad junto a sus vehículos de expresión, lo que equivaldría al morador del umbral.

A nivel personal también, soy de la opinión que cuando en algún momento en algún texto se está refiriendo a la posibilidad de fracaso y muerte en la lucha contra el morador, simbólicamente se está refiriendo a la dificultad de ese encuentro, dado que, cuando un ser humano llega a ese grado de evolución (ya ha recibido algunas iniciaciones), implica que posee ya un grado de desarrollo de sus vehículos elevado, pero ese grado de desarrollo de los mismos no significa forzosamente que "las facultades" que poseen no puedan ser utilizadas en la dirección incorrecta, existiendo el peligro de que el individuo fracase en su lucha contra el morador, y se sienta tentado a recorrer el sendero de la izquierda (el del mal) en vez del de la derecha (el del bien), "muriendo" simbólicamente a los ojos del alma, puesto que, si pese a las advertencias de su alma y situaciones que la vida (o vidas) le presenta, se resiste y continúa empeñado en seguir por la senda equivocada (aunque dispone de oportunidades para deshacer lo andado y encarrilarse en la dirección correcta), "muere" para el alma. Ésta lo abandona (almas perdidas), siendo la destrucción su destino final, aunque en un Universo de Amor no existe la eterna condenación, pero aún así, deberá esperar eones de tiempo hasta poder volver a empezar por el principio en un próximo Universo (Manvántara), previa la consecución del actual y posterior oscuración (Pralaya) del mismo.

Por lo anterior, no quiero decir que se merezca o no recibir una iniciación (soy muy imperfecto y me encuentro muy lejos de poder decir semejante cosa, a parte que si fuera el caso (que no lo es) no lo diría y menos en público), pero si que lo comento para que, en el caso de personas en  circunstancias críticas, sirva de estímulo. 

Lo malo no obligatoriamente ha de indicar haber sido malo, pero tampoco se piense uno que si se sufre indique estar en espera de una iniciación. Internamente y por la correcta valoración personal de uno mismo, se sabrá sin engaños si se es merecedor o no de la misma.